Historia De Sociedad Biblica Essay Research Paper

Historia De Sociedad Biblica Essay, Research Paper Historia de Las Sociedades B?blica de Nicaragua La Biblia, libro sagrado por excelencia de los cristianos, posee tanta historia como el mismo Cristianismo. En los tiempos modernos, una parte enormemente significativa de esta extensa y riquisima cronica , ha sido como la Biblia ha llegado a todo los rincones del mundo conocido.

Historia De Sociedad Biblica Essay, Research Paper

Historia de Las Sociedades B?blica de Nicaragua

La Biblia, libro sagrado por excelencia de los cristianos, posee tanta historia como el mismo Cristianismo. En los tiempos modernos, una parte enormemente significativa de esta extensa y riquisima cronica , ha sido como la Biblia ha llegado a todo los rincones del mundo conocido. Su llegada a America Latina y su distribucion en cada uno de los paises de nuestro continente tampoco ha sido carente de una larga y rica historia. En Nicaragua, al igual que en muchas otras naciones Latinoamericanas, esta historia ha sido escrita por individuos, hombre y mujeres, que a trav?s de su accionar, individual y en conjunto , y a pesar de multitud de situaciones adversas y circunstancias dif?ciles lograron abrir un capitulo mas en esta interminable narrativa El origen de las Sociedad B?blica de Nicaragua esta intr?nsecamente ligado al de las Sociedades B?blicas Unidas, una comunidad mundial de Sociedades nacionales. Cada Sociedad posee ra?ces en la vida de su propio pueblo y sus iglesias. La Sociedad B?blica de Nicaragua es una organizaci?n que no pertenece a ninguna denominaci?n en particular y cuyo objetivo es traducir, producir y distribuir las Escrituras en lenguas que todos puedan entender y por precios que todos pueden pagar.

El nacimiento del movimiento de las Sociedades B?blicas Modernas se dio con la fundaci?n de la Sociedad B?blica Brit?nica y Extranjera(BFBS) en Londres en el a?o de 1804. Su prop?sito inicial era aumentar la disponibilidad de Escrituras en Inglaterra y en Gales. Sin embargo esta amplio r?pidamente su visi?n misionera. En poco tiempo la BFBS paso a tener agentes por toda Europa y en otras regiones, distribuyendo Escrituras y fundando Sociedades B?blicas locales y representaciones. Restringi?ndose a distribuir Biblias sin notas o comentarios, la BFBS tenia el objetivo de conseguir apoyo de los cristianos de todas las denominaciones.

Poco despu?s fueron surgiendo otras sociedades B?blicas nacionales con pretensi?n de operar a nivel internacional: en Holanda, en 1814; en los Estados Unidos se formo la Sociedad B?blica Americana en 1816, que mas tarde seria una de las que jugase un papel muy importante en la introducci?n de la Biblia en Centroam?rica y especialmente Nicaragua; en Rusia, en 1821 y otras. Sus asociados eran miembros de iglesias anglicanas, luteranas y reformadas; en otros pa?ses sus asociados eran miembros de iglesias ortodoxas( Rusia, Grecia), y de iglesias Catolico-Romanas (Malta, Austria, B?lgica). Las ediciones de la Biblia eran publicadas en traducciones aprobadas por las varias iglesias y de acuerdo a sus respectivos c?nones.

Sin embargo, al cabo de un corto tiempo esta cooperaci?n interdenominacional encontr? algunos obst?culos : presiones de los patrocinadores protestantes de la BFBS, especialmente en Escocia, le forzaron a abandonar la publicaci?n de los libros Deuterocanonicos en 1826. No obstante, no todas las sociedades aceptaron esta decisi?n . Al mismo tiempo los sucesivos papas catolico-romanos empezaron a direccionar ataques a las Sociedades B?blicas, acus?ndolas de servir como instrumentos del proselitismo protestante, y de publicar Biblias de contenido alterado.

De manera contempor?nea, la regi?n Atl?ntica de Nicaragua y pr?cticamente todo el Caribe Latinoamericano se encontraban bajo el dominio e influencia inglesa, hegemon?a que Inglaterra hab?a arrebatado a Espa?a casi por completo desde comienzos del siglo XVII. Adem?s de poseer dominio en islas muy importantes de las Antillas, los ingleses ejercieron control y extendieron su influencia en la Costa Atl?ntica Centroam?rica desde Belice en el norte hasta San Juan del Norte, Nicaragua, en el Sur. En el Atl?ntico nicarag?ense, los ingleses establecieron importantes lazos comerciales con los indios de la etnia Miskita. Estas relaciones cada ves mas estrechas dieron paso a la creaci?n de alianzas mas serias entre ingleses y miskitus, lo cual dio eventualmente paso a la creaci?n del Reino de la Mosquitia, una especie de protectorado ingles bajo el mando de un regente llamado “Rey Mosco” que tenia control sobre toda esa regi?n.

En 1849, en respuesta a peticiones del C?nsul General Brit?nico para la Mosquitia, Patrick Walker, y mas anteriormente por iniciativa del Rey Mosco de aquel entonces Roberto Carlos Federico y del Consejo de la Mosquitia que llegaron los primeros misioneros de la Iglesia Morava a Bluefields, grupo religioso protestante originario de los estados alemanes de Moravia y Bohemia, que surgi? a ra?z de la Reforma Protestante del siglo XVI. El Parlamento Brit?nico hab?a reconocido desde 1749 a la Iglesia Morava como una “antigua Iglesia Episcopal Protestante” con lo cual merec?a reconocimiento y apoyo en las colonias inglesas. En aquel entonces los misioneros Moravos trajeron la Biblia en ingles como parte del primer esfuerzo de evangelizaci?n a fondo de un grupo misionero en la regi?n. Tres a?os despu?s se fundaba la primera iglesia morava de Bluefields en 1852. De hecho los Moravos llegaron a ser la influencia civilizadora mas importante de la Costa Atl?ntica de Nicaragua por su gran tarea evangelizante, educacional y medica dentro de la regi?n por muchos a?os a seguir. Tambi?n en la isla cercana de Corn Island se tiene recuento de la llegada de la Biblia a trav?s de un profesor de origen belice?o de nombre Eduardo Kelly, quien llego originalmente para suplir las necesidades educativas de los habitantes de la isla. El se?or Kelly, quien hab?a crecido dentro de una congregaci?n Bautista de composici?n ?tnica africana, adem?s de ejercer su trabajo de maestro, se dedico a una vigorosa obra evangelizadora que llevo a la organizaci?n de la primera iglesia Bautista de Corn Island “Eben-Ezer”en 1852.

En el Pacifico, mientras tanto, la independencia de las entonces provincias de Centro-America de Espa?a en 1821, no significo una apertura inmediata a las misiones evangelizadores protestantes ni al trabajo de las Sociedades B?blicas, en gran parte a causa de la resistencia de la Iglesia Cat?lica hacia cualquier forma de penetraci?n religiosa for?nea en la regi?n, especialmente hacia cualquier forma de protestantismo. La Iglesia, que ejerc?a una gran influencia dentro del ?mbito social y pol?tico, fue un aliado de enorme valor a los gobiernos conservadores que dominaron Nicaragua desde antes de la segunda mitad del siglo XIX. Estos de su parte delegaron ?reas como la educaci?n, bajo el control religioso-eclesiastico. Dada tan estrecha relaci?n entre la Iglesia Cat?lica Romana y el Estado Nicarag?ense, la introducci?n y distribuci?n de la Biblia acompa?ada por el obrar misionero fue casi nulo durante este periodo.

A finales del siglo XIX, coincidiendo con la entrada del liberalismo pol?tico en nuestro Continente, las Sociedades B?blicas Brit?nicas y Americanas tomaron un inter?s particular por la introducci?n de la Biblia en Am?rica Latina. Este inter?s fue de hecho reflejado a trav?s el trabajo de colportores, agentes de estas sociedades que viajaban de pa?s en pa?s, de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, y se especializaban en presentar la Biblia de manera atractiva y despertar inter?s en la gente de los lugares donde iba por saber mas de ese fascinante libro, y as? presentarles el mensaje del evangelio y promover la compra y lectura de las Escrituras.

En 1894 bajo el gobierno del liberal Gral. Jos? Santos Zelaya, llegaron los primeros misioneros de la Misi?n Centroamericana(CAM) a nuestro pa?s procedentes de Costa Rica, pa?s escogido como base de operaciones de la Misi?n Centroamericana en la regi?n. La misi?n era de origen norteamericana habiendo sido fundada por el Dr. C.I. Scofield en Dallas, Texas donde era pastor de la Primera Iglesia Congregacionalista de aquella ciudad. Coincidiendo con la llegada de los misioneros norteamericanos llego el se?or Francisco G. Penzotti, de origen italiano y naturalizado uruguayo, que hab?a venido trabajando como colportor y agente de las Sociedades B?blicas Americanas en Am?rica del Sur desde 1881. Penzotti se hab?a convertido al evangelio cuando todav?a joven y hab?a trabajado en misiones locales de distribuci?n de Biblias e invitando a la gente a los cultos de la iglesia metodista a la que asist?a. Sin embargo, esto no pareci? satisfacer su deseo de llevar el mensaje del evangelio a todas las personas que pudiese, as? que decidi? ponerse en contacto con el Rev. Andrew M. Milne, representante de las Sociedades B?blicas Americanas en los pa?ses del Cono Sur. Corto tiempo despu?s Penzotti inicio su primer viaje, que abarco pa?ses como Argentina, Chile, Bolivia. Seguidamente visito Venezuela, Colombia, Ecuador y Per?. En este ultimo pa?s Penzotti fue sujeto al hostigamiento y persecuci?n de la Iglesia Cat?lica experimentando en carne propia el poder e influencia de esta dentro de las sociedad peruana de aquel tiempo. Penzotti hasta llego a ser encarcelado por 8 meses en la fortaleza de El Callao, desde julio 1890 hasta su liberaci?n en marzo de 1891, no sin antes haber hecho celebre su caso y haber llegado al terreno diplom?tico internacional..

Poco despu?s Penzotti parti? con rumbo hacia Costa Rica, respondiendo al inter?s de la Sociedad B?blica Americana de iniciar una Agencia B?blica en Centroam?rica para la cual el fungir?a como Secretario Ejecutivo. Costa Rica parece haberle gustado mucho al se?or Penzotti ya que la considero una potencial base para el establecimiento de una agencia regional para la Sociedad B?blica Americana. “San Jos?, me parece, es el mejor sitio para el establecimiento de una agencia central para la Sociedad B?blica Americana ya que hay buena comunicaci?n entre Costa rica y Colombia( antes de la independencia de Panam?) al Sur, y el resto de Am?rica Central.”

No obstante por esta misma ?poca llegaron a Costa Rica dos agentes de las Sociedad B?blica Brit?nica y Extranjera. Ya que en ese tiempo no exist?a una cooperaci?n formal entre las dos agencias, Penzotti considero mejor trasladarse a Guatemala donde efectivamente organiza la Agencia B?blica cuyo objetivo seria tratar de abarcar las necesidades de evangelizaci?n y distribuci?n de Biblias en Centroam?rica. Una vez establecido en Guatemala en 1892, Penzotti comenz? la primera de varias giras que har?a por todos los pa?ses centroamericanos. En esta primera gira Penzotti visito Nicaragua, donde predico y distribuyo Biblias en un gran numero de ciudades y pueblos, entre ellos la ciudad de C?rdenas, Potos?, Buenos Aires, Rivas, Granada, Masaya, Managua, Le?n y Corinto. En esta primera visita experimento resultados mixtos ya que si bien hubieron muchas personas que oyeron con inter?s y agrado su mensaje, tambi?n hubieron muchas otras que no vieron agrado su presencia y su mensaje y le causaron un sinn?mero de problemas a como lo manifiesta en el informe de su visita a la Sociedad B?blica Americana donde, entre otras cosas, expresa que “en Le?n y Granada, casi lo comen vivo” poniendo de manifiesto el fanatismo que incitaba la Iglesia Cat?lica en la poblaci?n en aquellos tiempos en contra de misioneros protestantes y colportores, especialmente en dichas ciudades, consideradas bastiones del catolicismo en el Pacifico de Nicaragua.

Como anteriormente dicho, dos a?os despu?s, el 20 de junio de 1894, Penzotti parti?, de nuevo, hacia a Nicaragua, esta ves acompa?ando por cinco misioneros norteamericanos de la Misi?n Centroamericana establecida en Costa Rica desde la llegada de William McConnell en 1891, primer misionero Centroamericano con quien Penzotti compart?a una gran amistad y muchas jornadas de trabajo evangelizador durante sus estad?as en Costa Rica, pa?s que Penzotti visitaba cada a?o durante su periodo como administrador de la Agencia B?blica en Guatemala. Los misioneros que lo acompa?aban eran: Clarence M. Wilbur, el matrimonio H.C. Dillon, una se?ora de apellido Moore y un se?or cubano de apellido Odio.

Desafortunadamente a su arribo a Granada, el grupo de misioneros fueron afectados por la fiebre amarilla, en aquel entonces grave enfermedad que no hab?a sido erradicada. Wilbur, joven de 26 a?os, fue el primero en sucumbir a la mortal enfermedad todav?a estando en Granada, dejando a su esposa y un tierno ni?o en Costa Rica. Sum?ndose al desafortunado episodio, no se les fue permitido enterrar a Wilbur dentro del cementerio por disposici?n del clero cat?lico por ser protestante. En vista de los sucesos acontecidos, el matrimonio Dillon decidi? partir hacia Corinto, rumbo a El Salvador. Durante el viaje, la se?ora Dillon, ya afectada por la enfermedad, muri? en alta mar el 26 de julio de 1894. La se?ora Moore y el se?or Odio, por su parte, regresaron a Costa Rica muy enfermos. Penzotti, al parecer mas resistente a la enfermedad prosigui? con el viaje, evangelizando y distribuyendo Biblias hasta su arribo en El Salvador poco tiempo despu?s.

Penzotti continuo como regente de la Sociedad B?blica en Guatemala hasta 1907, cuando parti? hacia la Argentina, donde muri? en 1925. Durante el tiempo que le resto como administrador de la Agencia B?blica en Guatemala, Penzotti sigui? visitando el resto de los pa?ses centroamericanos, en especial Nicaragua y Costa Rica. En escritos posteriores de notables personalidades del ?mbito protestante dentro y fuera de Nicaragua como lo fueron el Dr. Arturo Parajon y el escritor Luis D. Salem, atribuyen de una gran manera el ?xito de la obra evang?lica nacional al vigoroso trabajo evangelistico que desempe?o Penzotti en Nicaragua.

Gracias al trabajo pionero de Penzotti, su condici?n de Secretario Ejecutivo de la Agencia B?blica Centroamericana, y a los lazos que logro crear con los misioneros Centroamericanos, ya para comienzos de 1894, representantes de la Misi?n Centroamericana en Nicaragua lograron hacer los arreglos pertinentes para establecer un peque?o deposito de Biblias. Dicho deposito estuvo primeramente bajo la administraci?n de los misioneros Alfredo Benjamin DeRoos, quien llego a Nicaragua en 1900, y estuvo a cargo del deposito hasta 1912, seguidamente por Walter Hooper de 1912 hasta 1920 , Carlos Hummel, de 1920 a 1925, y William Aberle de 1925 a 1935, todos ellos Secretarios Generales de la Misi?n Centroamericana en Nicaragua durante sus respectivos periodos.

A partir de 1935 y hasta 1953, la administraci?n del deposito B?blico estuvo a cargo de la se?ora Mabel Elton, mujer din?mica y de mucho car?cter, que fue instrumental en la continua tarea evangelizadora de la Misi?n Centroamericana al aportar ideas nuevas e innovadoras, reconociendo la importancia de responder adecuadamente a las necesidades humanas de la poblaci?n para lograr una mayor penetraci?n del Evangelio, especialmente dentro los estratos mas desprivilegiados de la sociedad nicarag?ense. La se?orita Elton, adem?s ocupo cargos de suma importancia dentro de la Misi?n Centroamericana en Nicaragua tales como Secretaria y Tesorera del Concilio de Campo misionero de la CAM, y Directora del Bolet?n Centroamericano, ?rgano oficial del Concilio de campo de la Misi?n. En 1953, a ra?z de conflictos internos en la Misi?n y por razones de salud, la se?orita Elton se retira del quehacer misionero en Nicaragua. De cara a dicha situaci?n, y despu?s de d?rsele al asunto una debida consideraci?n, la Misi?n decide poner el deposito b?blico que hasta ese punto manejaban, en manos de la Convenci?n Bautista de Nicaragua. El Rev. Lloyd. E. Wise, en ese entonces Misionero General de la Misi?n Bautista Americana en Nicaragua, quien adem?s fung?a como director del Colegio Bautista de Managua, asumi? la administraci?n del deposito. Cabe recordar, a como se dicho anteriormente, que el grueso del trabajo de distribuci?n y venta de Biblias durante este periodo estuvo a cargo de los colportores, individuos tenaces y abnegados que iban, literalmente, de casa en casa, de pueblo en pueblo, presentando la Biblia de una manera novedosa y atractiva a la gente para poder venderla a precios modicos y, no pocas veces regal?ndola.

Mientras tanto la situaci?n de las Sociedades B?blicas en el extranjero habian venido experimentando cambios muy significativos. A partir de la primera guerra Mundial, las sociedades comenzaron a buscar nuevas maneras de coordinar sus actividades a trabes de acuerdos en comites y despachos conjuntos. En 1932 representantes de las Sociedades B?blicas de los EE.UU, Inglaterra, y de Gales y Escocia , se reunieron en Londres para coordinar sus actividades coincidentes en Asia, El Medio Oriente, America del Sur y Europa del Este. Los beneficios que podr?an ser obtenidos a trabes de los intercambios de sus experiencias y conocimientos, se volvieron cada ves mas evidentes

33f